Aunque son muchos los que opinan que Madrid no es una ciudad ideal para pasar las vacaciones de verano, debido a sus altas temperaturas y su ausencia de playa, lo cierto es que en la capital de España pueden hacerse muchos planes totalmente pensados para los meses más calurosos del año.

Para aquellos que aún no se hayan decidido por su viaje de verano, una buena opción puede ser Madrid. Las razones son muchas, y es que la capital de España reúne en una sola ciudad todo el encanto de la tradición y cultura ibérica, sin dejar de lado la modernidad y lo cosmopolita de una ciudad tan grande y tan importante como Madrid. Además, en la capital se encuentran algunos de los mejores hoteles de España, como Iberostar, un hotel 4 estrellas en el centro de Madrid.

Así pues, a pesar de no ser Madrid el destino ideal para pegarse más de un chapuzón en el mar, sí puede ser la mejor opción para empaparse de cultura y diversidad de actividades. Además de visitar los monumentos y rincones más emblemáticos de Madrid con los que conocer a fondo la capital, se pueden realizar otros tantos planes complementarios, perfectos para los meses de verano, son los siguientes:

1.- Pasear por El Retiro al atardecer. Como ya se ha mencionado, el calor sofocante de Madrid es una de las causas por las que muchos deciden no viajar a la capital en los meses de verano y, los propios madrileños no salen de sus hogares en casi todo el día. Sin embargo, Madrid también es merecedor de visitar al atardecer y en noche cerrada, cuando los edificios y las calles iluminan la ciudad de diferentes tonalidades.

El Retiro es el parque más grande e importante de Madrid, al que cualquier buen turista debe entrar. Pero entendiendo las altas temperaturas de la ciudad, puede resultar agobiante pasear por este imperioso parque a plena luz del día. Así pues, se recomienda hacerle una visita justo en el momento en que el sol está cayendo y las temperaturas bajan un poco.

El plan ideal sería pasear por el parque en busca de una bonita fotografía de su atardecer, comer un helado de alguno de los tantos chiringuitos que conforman el lugar y no perderse la actuación de alguno de los tantos grupos de música o acores que animan el parque cada día.

2.- Disfrutar de las mejores vistas de la ciudad. Gran Vía, Callao o Cibeles son algunos de los rincones más emblemáticos y cosmopolitas de Madrid, pero debido a la gran cantidad de gente que conforman estas calles tan importantes de la capital, se recomienda subir hasta lo más alto para desde allí admirar las impresionantes vistas que puede ofrecer esta gran ciudad.

Un buen plan sería subir al Círculo de Bellas Artes para tomar algo en su terraza chillo out mientras se contempla un buen atardecer. Por otro lado, en Callao se puede subir hasta la cafetería del Corte Inglés, que se encuentra en la última planta del edificio y, además de tomar una copa, se puede disfrutar de una buena cena gourmet con vistas a los edificios más emblemáticos de Gran Vía.

3.- Recorrer la sierra de Madrid en tren. La zona más fresca de la capital se encuentra al norte, en la sierra. Los parajes que conforman este lugar, además de contar con una temperatura ideal en los meses de verano, albergan una belleza paisajística perfecta para los amantes de la naturaleza y la fotografía.

El tren de Guadarrama va desde Cercedilla hasta el Puerto de Navacerrada, haciendo su última parada en Cotos. Así pues, se trata de un trayecto que recorre toda la sierra de Madrid proporcionando tranquilidad propia de la naturaleza, frescor e imágenes impresionantes de los paisajes naturales más bellos de la capital.

4.- Disfrutar de los mejores helados de Madrid. Para los turistas que vayan a Madrid con la principal idea de patear la ciudad de arriba a abajo en busca de los museos, monumentos y rincones más turísticos de la ciudad, es aconsejable que entre visita y visita, se paren a reponer fuerzas y aliviar el calor con un buen helado.

España en general no es un país ideal para disfrutar de exquisitos helados, para eso mejor ir a Italia. Sin embargo, en la ciudad también se encuentran algunas heladerías artesanales como La Gelatería Da Roma, en la calle Santa Engracia 155. En cucurucho o en brick, de diferentes sabores, pero todos ellos igual de cremosos.

No solo estos cuatro planes, Madrid alberga un sinfín de actividades, sobre todo culturales, que permiten apreciar la ciudad en los meses de verano sin necesidad de pasarlo mal debido a las altas temperaturas. Además, debido a lo grande que es la capital siempre se pueden hacer paradas  y reponer fuerzas en el hotel, si éste se encuentra en pleno centro de Madrid, como los de la cadena de Iberostar.com.