El mundo en el que nos movemos hoy en día, siendo especialmente notorio en las grandes ciudades, es más multicultural que nunca. Es algo que percibimos a cada paso que damos, desde la nueva arquitectura hasta los letreros de los pequeños comercios, pasando por un sinfín de escenas cotidianas. Pero donde quizá más lo hemos percibido es en la gastronomía, floreciendo en los últimos años los restaurantes que hacen propuestas de cocina fusión, dando lugar a infinidad de nuevos sabores. Y de esto saben mucho en Chow Chow, un templo del mixing en el que convergen en perfecta armonía especialidades japonesas, mexicanas, peruanas e incluso ciertas influencias mediterráneas.

Empezamos por lo más importante después de la comida: el ambiente y la decoración. Al igual que sucede con su carta, el local de Chow Chow juega con los contrastes con el objetivo de trasladarnos a un sitio callejero pero a la vez sofisticado, a medio camino (aunque parezca imposible) entre Japón y lo más profundo de la selva amazónica. Piedra, madera, mucha vegetación… conviven con el metal y el vidrio que deja pasar cantidades enormes de luz, así como con un sinfín de objetos únicos de la cultura del país del Sol Naciente.

Careta de cerdo asada y confitada
Careta de cerdo asada y confitada

Después de este momento, llega la hora de tomar la siempre difícil decisión de qué probar, y en Chow Chow en este sentido nos echan una mano. Y es que disponen de dos menús, uno de degustación que incluye ocho platos, maridados con vino y cócteles y otro de precio y cantidad abiertos en el cual nos dejamos llevar por los productos de temporada, de ese día y también por nuestro estado de ánimo. Una verdadera experiencia culinaria que merece la pena vivir.

Mini arepas rellenas de manitas de cerdo y carne criolla

Obviamente, también podemos pedir por nuestra cuenta sin necesidad de optar por un menú. En este caso, os recomendamos que igualmente vayáis con hambre porque os va a apetecer probarlo todo: las gyozas fritas de manitas de cerdo y carne criolla, las mini arepas de guiso de vaca con salsa de rocoto, la careta de cerdo asada y confitada o cualquiera de los rolls (nuestro favorito es el “Dragón Rojo”, con maki de atún, anguila, pepino, aguacate, jalapeño, kabayaki y granada). Pero lo mejor es que veáis la carta por vosotros mismos.

Rocks en tempura con salsa picante de chili y ajo

Como siempre decimos, no os olvidéis de dejar sitio para el postre, porque en Chow Chow nada es rutinario y mucho menos el plato con el que cerramos la velada. ¿O es que habíais probado en algún otro sitio una tarta de té verde y cremoso de yakiniku? ¿Y un cremoso de queso y fresas con sésamo negro? Seguramente tampoco…

Es, como vemos, un auténtico viaje por la gastronomía de medio mundo sin salir de Madrid. Y os garantizamos que es un viaje del que nos os arrepentiréis… y que repetiréis.

Cuándo: Lunes a domingo de 13:30 a 16:30 y de 20:30 a 1:30

Dónde: Avenida de Concha Espina, 55; Metro Concha Espina

Precio: Aproximadamente 35€ por persona