Lobsterie

Si nos hablan de bogavante en España lo primero que se nos viene a la cabeza son las bodas del norte de nuestro país y las pantagruélicas comidas y cenas en las que el marisco en general y este crustáceo en particular son los protagonistas. Pero más allá de nuestras fronteras, especialmente en algunas zonas de EE.UU. como Nueva Inglaterra, este delicioso habitante de las profundidades marinas se elabora de otras formas completamente diferentes al típico hervido o la parrilla, dando lugar incluso a establecimientos específicos de bogavante como lo son los lobster bar.

Por fin ese concepto ha llegado a nuestro país de la mano de dos chefs franceses, que nos brindan la ocasión de degustar un magnífico lobster roll (brioche relleno de carne de bogavante con salsa de mostaza) en su local de Chueca: Lobsterie.

En su corta pero intensa carta nos encontramos, aparte del mencionado bocadillo, con una serie de entrantes y primeros platos con los que redescubriremos este producto que asociábamos con algo “casposo” y que sin embargo no podía estar más de moda. Ostras frescas, croquetas de bogavante, sándwich de pastrami, camarones salteados con harina de garbanzos y polvo de naranja sanguina o el bogavante tal cual, pero asado.

Todo ello acompañado de patatas fritas y ensalada de col, deslizando un concepto de comida rápida pero cuya calidad nada tiene que ver con la imagen que tenemos asociada a ese tipo de establecimientos gracias a su indiscutible calidad y frescura. Y para beber, cócteles, vinos franceses y españoles o cerveza.

Lobsterie está pensado para el afterwork, aunque por supuesto también puede ser una solución perfecta para la comida del mediodía. Porque las cosas como son, el bogavante está bueno a cualquier hora.

Cuándo: Martes a jueves de 13:45 a 16:00 y de 20:00 a 23:30. Viernes y sábado hasta la 1 de la mañana, domingo de 13:45 a 17:00. Lunes cerrado.

Dónde: Calle de Gravina, 17; Metro Chueca

Precio: Aproximadamente 25 euros por persona