Sugarcane

Hoy dan comienzo, para la mayoría, las esperadas vacaciones de Semana Santa y much@s madrileñ@s abandonarán la ciudad para aprovechar estos días viajando y descubriendo nuevas culturas y gastronomías. Aunque también es una realidad que somos unos cuantos los que nos quedamos aquí, pero ello no nos va a impedir probar platos típicos de lugares tan exóticos como Brasil o Japón gracias a la carta de Sugarcane.
En este también muy exótico (por su decoración) local de Diego de León, inaugurado hace muy poquito, nos encontramos con un concepto de restaurante diferente en el que podremos degustar propuestas tan diferentes como un Cañón de vaca brasileña, un Choripán argentino o un Tartar de Pez Mantequilla. Todas ellas especialidades separadas por miles de kilómetros de distancia, pero unidas por el nexo común del amor a los viajes de los artífices de Sugarcane.
Cuenta también con una extensa e interesante carta de ginebras (más de 26 de referencias) con las que elaborar ese Gin Tonic que tanto apetece cuando se empiezan las vacaciones (o, simplemente, cuando salimos del trabajo) y también una cuidada selección de cócteles.
Como siempre que bebemos algo entra hambre, hay una buena lista de platos para “comer con los dedos”, entre los que encontramos empanada argentina (de lomo de ternera con cebolleta, pimientos y aceitunas), tequeños venezolanos (unos deliciosos palitos de masa rellenos de queso fresco latino con salsa de pimientos y jalapeños) o crujientes de pollo, marinados al estilo americano con salsa de miel y mostaza.
No te preocupes porque la cocina no cierra, así que si se alarga la noche y decides tomarte aquí las primeras (o últimas) copas no correrás el peligro de irte con el estómago vacío. Aunque ya te avisamos que es imposible salir de Sugarcane con hambre.
Cuándo: Lunes a jueves de 9:00 a 2:30, viernes de 9:30 a 3:00, sábados de 11:00 a 3:00, domingos de 11:00 a 00:00
Dónde: Calle de Diego de León, 7; Metro Núñez de Balboa
Precio: Aproximadamente 25€ por persona

No hay comentarios

Dejar respuesta