Después de un fin de semana pasado por agua (y un lunes que parece lleva el mismo camino) lo que más apetece hoy que vuelve la rutina acompañada del otoño es desconectar con un bue café o un chocolate caliente. O quizá recordar los días de verano con una bola de helado. Sea lo que sea será difícil que encuentres un lugar mejor que en Amorino.

Con espíritu y corazón italiano, se trata de una “gelateria” donde el helado se gana su nombre, con deliciosos sabores como sorbete de chocolate, tiramisú o mascarpone; pero si prefieres una crepe, un batido o un gofre también los tienes deliciosos. Y qué decir del exquisito chocolate a la taza, pudiendo elegir entre una numerosa variedad de tipos de cacao.

Sí, es verdad, a nadie le gusta el mal tiempo, pero si hay sitios como Amorino donde poder resguardarse ya puede nevar, granizar o lo que haga falta.

Dónde: Calle de Fuencarral, 91; Metro Tribunal

Cuándo: De lunes a viernes de 12:00 a 00:00

Precio: Desde 2 euros