El restaurante Quinqué reabre sus puertas para volver a iluminar el barrio de Chamartín con su gastronomía fresca y desenfadada. Una lámpara de aceite que aporta luz y calidez al proyecto emprendido por dos jóvenes y talentosos chefs con una trayectoria profesional muy respetada en el circuito gastronómico.

Carlos Griffo y Miguel García elaboran una cocina de mercado basada en la tradición. En la que el cariño y la técnica van de la mano para sacar lo mejor del producto de temporada a un precio ajustado y así hacer accesible la buena gastronomía a todos los bolsillos, sin descuidar un ápice la calidad.

Las croquetas de jamón de Quinqué son ya marca de la casa. Los chefs llevan elaborando este irresistible bocado desde sus tiempos en el restaurante donde se comen las mejores croquetas del mundo.

El respeto y admiración a la cuchara se plasma en cocciones lentas para conseguir unas riquísimas verdinas asturianas con berberechos, las pochas con cocochas de merluza, la clásica fabada asturiana o el jugoso pisto con huevo de corral.

En Quinqué son muy exigentes con la elección del mejor pescado de la lonja gallega para ofrecer, además del pescado fresco del día, un soberbio rodaballo salvaje a la brasa, sabrosa merluza de pincho en salsa verde o la pata de pulpo a la brasa con patata revolcona, una combinación triunfadora.

El capítulo de carnes está presidido por un espectacular chuletón de vaca acompañado de piquillos confitados, lechuga y patatas, sin olvidar el suculento guiso de rabo de toro a la manera tradicional, la perdiz autóctona escabechada en casa, el delicado coquelet guisado con cebollitas francesas y patatas o una original hamburguesa de chuletón para los amantes de la carne.

Los postres, caseros, seducen a todos los paladares con el aroma  y sabor asturiano del  arroz con leche,- con azúcar quemado- o la delicadeza del tatin de manzana que en esta casa bordan. La espectacular tarta de queso marca un hito en esta casa desde que abriera sus puertas.

Un coqueto y luminoso local de grandes ventanales con el toque joven y fresco aportado por los propietarios al decorar personalmente su restaurante consiguen un ambiente acogedor, cálido y nada encorsetado. Delicadas lámparas de aceite presiden cada mesa haciendo honor al nombre del local y aportan un toque elegantemente relajado que invita a la comodidad y al disfrute.

Cuándo: Lunes de 13:30 a 16:00, Martes a Sábado de 13:30 a 16:00 y de 20:30 a 24:00, Domingo de 13:30 a 16:00.

Dónde: Quinqué. Calle Apolonio Morales, 3. Plaza Castilla, Duque de Pastrana o Cuzco.

Más información aquí