Un nuevo año ha empezado y tenemos la oportunidad de cambiar muchas de las cosas que nos parecen mal o que no hemos hecho bien en los anteriores. Hace poco no conmovía la noticia de Alan, un menor de Barcelona, que con sólo 17 años y una experiencia de vida cruel acababa con su vida debido a las presiones de la sociedad. Su transexualidad no es aceptada y sigue siendo un tema tabú en muchos círculos.

Pues bien, por estos motivos y por muchos otros, 2016 debe ser un año en el que se siga avanzando en los derechos de muchas personas que por algún motivo son juzgados y rechazados por la sociedad, porque aún hay mucho por hacer.

Este es el tema de la retrospectiva que podremos contemplar en la Fundación MAPFRE, en la sala Bárbara Braganza, hasta el 28 de febrero, personas que son consideradas extrañas por una sociedad que parapetada en ciertos criterios de homogeneidad expulsa a ciertos miembros, obligándoles a vivir en la clandestinidad.

170 fotografías realizadas a lo largo de 40 años por la fotógrafa chilena de Paz Errázuriz que nos muestra a los desamparados de la dictadura de Pinochet.

Una oportunidad de tomar consciencia, en este año que da sus primeros pasos, y ver que los problemas de aceptación de finales del siglo pasado siguen, lamentablemente, estando en la sociedad actual.

Cuándo: Hasta el 28 de febrero. Lunes de14 a 20 h. Martes a Sábado de10 a 20 h. Domingos y festivos de11 a 19 h.

Dónde: Fundación MAPFRE. Sala Bárbara de Braganza. Calle Bárbara de Braganza13. Metro Colón.

Precio: Entrada gratuita