Hoy en día no es difícil encontrar en Madrid establecimientos en los que tengamos, en una misma carta, una variada selección de las mejores especialidades de diferentes gastronomías de todo el mundo. Lo que no es tan fácil es dar con un sitio en el que den con la tecla del sabor, y en el que además haya un ambiente que invita a pasárselo bien todos los días de la semana. Pero existen. Y uno de ellos es Delic.

Desde hace más de veinte años este local ubicado en la Plaza de la Paja es lugar de quedada fija para miles de madrileños (o no) de todo tipo que quieren disfrutar del buen rollo de esta ciudad, con una caña bien tirada o un refrescante cóctel cerquita y acompañado de una tapa o ración de dumplins japoneses, gulas con gambas o deliciosa burrata.

Pero en Delic podemos desayunar, tomar el aperitivo, comer, merendar o cenar, ya que hay opciones para cualquier hora del día. De hecho, una de las cosas que más nos gusta es su menú de mediodía, con platos caseros elaborados con los mejores ingredientes y mucha dosis de ingenio. Pollo horneado a la naranja con frutos secos, calabaza y patatas asadas, arroz peruano con verduras y salsa criolla o un espectacular bacalao “balinés” en salsa de coco con verduritas son algunas de las opciones que encontraremos.

Aunque también es obligatorio en Delic probar alguna de sus tartas artesanas, especialmente su famosa carrot cake, para muchos una de las mejores de Madrid, y que podemos acompañar de un té, un chocolate caliente o su espectacular café de cafetera.

El caso es que te pases a la hora a la que te pases acertarás, ya que en Delic encontrarás buen ambiente a cualquier hora del día. Y, por supuesto, una cuidada y sugerente carta para que te dure la sonrisa unos cuantos días.

Cuándo: Martes a sábado de 11:00 a 2:00, sábados hasta las 00:00 y lunes de 19:00 a 2:00

Dónde: Costanilla de San Andrés, 14; Metro La Latina

Precio: Aproximadamente 20 euros por persona