Fuente: http://www.telemadrid.es/programas/telenoticias-2/calle-Carretas-estrena-peatonalizada-meses-2-2069513107–20181121091953.html

Una parada obligada en Carretas

Para todos los habitantes de la ciudad de Madrid que residan en ella y para cualquier turista que llega a la capital española y se desplaza por pleno centro, es complicado no reconocer la calle Carretas. Esta vía sirve de puente entre la Puerta del Sol y la Plaza Jacinto Benavente, lo que implica que miles y miles de viandantes pisan cada día su asfalto. Es por ello que muchos negocios la han escogido para establecer sus locales y tratar de desarrollar su actividad. Parece muy lógico viendo la situación y la cantidad de público a la que se puede atraer cada día.

Muchos ciudadanos tendrán que cruzar cada día por esta avenida para acceder a su lugar de trabajo, mientras que otros muchos que llegan desde otros lugares al centro peninsular también tendrán previsto deslizarse en algún momento por Carretas. Por ello, es interesante recordar lo que da de sí esta calle y lo que puedes encontrar en ella. Sin duda se trata de una parada obligada para el desarrollo del ocio y la vida social de muchas personas. Aunque cerca hay gran cantidad de lugares a los que se puede acceder en poco minutos, en ella también hay multitud de opciones.

Para los que busquen un refrigerio entre horas tenemos el local Café y Tapas, justo en frente de la Plaza Jacinto Benavente. En la otra acera y a la misma altura está el Subway, un local de comida rápida para los que puedan dedicar menos tiempo al descanso. Algo similar al local Papizza que está en el otro extremo de la calle. En cuanto a los restaurantes tenemos el Mesón Puerta del Sol, una opción factible para el tapeo típico de la comunidad madrileña, como las tortillas rellenas que siempre son un éxito en la ciudad y de las que se pueden disfrutar en diversos locales cercanos. Mientras tanto, a tan solo unos metros el deliGatessen ofrece la cercanía de un negocio familiar con bollería destacada.

Si las compras son el motivo de su paso particular no hay de que preocuparse. Zara, Garca, Celio, Oysho, Calzedonia o Flying Tiger entre otros. Marcas de todo tipo y con muchos hostales y hoteles disponibles para aquellos que necesiten más de un día en la capital. Y si lo que buscamos es ocio y un rato de diversión podemos acudir al Bingo Universal Enracha. Un rato de desconexión en este local moderno y con todo tipo de servicios lúdicos y accesos disponibles para públicos que sean mayores de edad.

Fuente: https://www.diariodenavarra.es/noticias/cultura-ocio/cultura/2019/01/20/la-libreria-mas-antigua-madrid-cuelga-cartel-cese-actividad-631087-1034.html

Y todo ello es posible gracias en parte a la renovación que se llevó acabo en esta vía en 2018. Carretas dejó de ser un trasiego de vehículos en busca de aparcamiento en Benavente para convertirse en peatonal y permitir más movilidad a los transeúntes. Anteriormente, las aceras se colapsaban de gente que quería acceder a los comercios y las entradas tenían forma de embudo que complicaban el día a día. Con la reforma se instalaron árboles y bancos y se cerró el paso al tráfico. Una medida que venía siendo necesaria y que le dio más luminosidad a esta céntrica calle.

Lugar estratégico desde tiempos inmemoriales

Para encontrar el origen de la calle Carretas tenemos que remontarnos al siglo XVI. En España arrancaba la Guerra de las Comunidades de Castilla, que enfrentaba a comuneros frente a realistas; los primeros estaban en contra del reinado de Carlos I y los segundos estaban a favor del bando de la realeza. Concretamente en Madrid, las tropas comuneras se levantaron en armas en junio de 1520 y trataron de formar su resistencia en plena Puerta del Sol. Para ello necesitaban una base, ya que los enviados imperialistas querían tomar el control como fuera.

Tras construir un castillo y una atalaya, montaron barricadas en la actual calle que nos ocupa. Pero los muros que defendían las bases comuneras no eran de piedra, sino de carretas repletas de enfermos que podían contagiar a los ejércitos del rey. Los madrileños de la época tuvieron ese recuerdo en la memoria por muchos años y de ahí que la calle Carretas tomara ese nombre como referencia de lo que sucedió allí. Aunque con el paso de los siglos ha sido una vía que podríamos llamar “monotemática”. Siempre han destacado en ella un tipo concreto de negocios.

Fuente: http://www.madrid.org/archivos_atom/index.php/madrid-calle-carretas-1

Durante varios años fueron gran cantidad de clínicas especializadas en ortopedia las que se situaron a ambos lados de la rúa. Estas dieron paso a las librerías, lugares perfectos en los que las clases medias podían reunirse a practicar el arte de la lectura. Y de esta esencia quedó impregnada la calle puesto que años más tarde fueron diversos cafés famosos los que se asentaron en Carretas. Muchos seguían manteniendo la esencia de las librerías y en ellos se celebraban tertulias literarias con artistas destacados invitados. A todo ello ayudaba el ser una de las primeras calles en contar con aceras.

Otros emplazamientos por los que ha sido famosa son un mercado madrileño situado en conjunto con la plaza Benavente, además de ser un paso de trayecto obligado para la procesión del Corpus. Algunos de los sectores de negocio mencionados todavía permanecen en una calle que con su reciente lavado de cara ya es plenamente de los peatones de la capital.