La cocina tradicional nos la han enseñado ellas, las abuelas. Cocineras en la sombra que acumulan tantas recetas y trucos que bien podríamos escribir una enciclopedia. Y es que en homenaje a la suya es cómo Sol Pérez-Fragero se inició en el mundo de la hostelería.

Partiendo de la base de acercar Madrid al buen producto, Josefita es un espacio con unas creaciones sencillas en las que el sabor es el verdadero protagonista. Su propuesta llama la atención por los ingredientes  de comercio local y los guiños a nuestra tierra (Asturias, Galicia, Extremadura, Andalucía y Madrid). Un combo que emociona con cada bocado.

La carta de Josefita comienza con una serie de pinchos entre los que encontramos la sardina marinada con queso cremoso y cebolla roja, el lomo ahumado de atún de Barbate en aceite o la clásica gilda de anchoa. A ellas, se suman una serie de molletes, como el de pringá de puchero, el pepito de ternera y pimiento verde frito o la tortilla de patata hecha al momento con mojo verde.

Sin embargo, y para aquellos que busquen opciones para compartir más contundente, el espacio cuenta con una serie de raciones como los Callos de Madrid, el cazón en adobo con mayonesa de piparra, las albóndigas en salsa de tuétano con daditos de patatas fritas o las manitas de cerdo picantes con patatas y ensalada cítrica. Para completar la carta, encontramos una serie de ensaladas y embutidos ibéricos de Extremadura ‘Hijos de Chica’.

Como colofón, una cucharada dulce. La tarta casera, el chocolate en aceite de arbequina, sal y pan tostado y el tocino de cielo son la tres sorprendentes especialidades que harán la delicia de los paladares más exigentes. En cuanto al vino, el espacio reúne referencias propias así como una serie de propuestas con ADN andaluz.

El cariño bajo el que nace el proyecto también se traslada al espacio. Para ello, Sol ha decidido confiar en el buen gusto y hacer del interiorista Fernando Sánchez Herrero. Dividido en dos salas, Josefita cuenta con una primera zona de barra con una serie de mesas para aquellos que opten por un almuerzo o cena más informal. Para aquellos que deseen más intimidad, existe la posibilidad de reservar en un salón que comunica con la cocina vista del espacio. En ambos, la propietaria ha decidido colorar recuerdos en forma de mobiliario que ha heredado de su abuela.

Cuándo: Martes, Miércoles y Jueves: 18:00 – 01:00 h. Viernes y Sábado: 13:00 – 01:00 h. Domingo: 13:00 – 24:00 h. Lunes cerrado

Dónde: Josefita Bar. Calle Valverde, 42. Metro Tribunal o Chueca.

Más información aquí