Pocas veces se puede hablar de lo añejo, de lo antiguo del pueblo como un sinónimo de innovación y calidad, pero es lo que unos apasionados de la gastronomía y el buen comer han conseguido en Caraba.

Su apuesta por el sabor de antes y sobre todo por un cuidado producto, acompañado de una carta de vinos exquisita, hacen de Caraba un referente gastronómico con mucho encanto, si además lo juntamos con un trato cercano y amable, es como si estuvieras comiendo en el merendero del pueblo y tu abuela estuviera cocinando y pendiente de todo, pero con la sofisticación e innovación de un lugar del siglo XXI.

La cocina de temporada es el mayor baluarte de Caraba, por lo tanto una rotación permanente de los platos de la carta es lo habitual, por lo menos con los cambios de estación. De esa manera el producto cobra el valor que se merece y es posible sacar su mayor partido.

Siempre te encontrarás con unos entrantes donde las verduras de temporada tienen el mayor protagonismo, acompañadas de unos buenos guisos y tampoco pueden faltar las ensaladas. En las piezas para picar no dejes de probar Caraba en bocadillo y el Ravioli de yema, patata de tortilla y setas de temporada.

No pueden faltar en la carta pescados frescos y si te gusta la carne estás en el mejor mercado. Así que no podéis salir sin probar algunas de las delicias cárnicas como la chuleta de vaca. Para endulzar paladares Sabor a pueblo hecho torrija te dejará con las papilas aplaudiendo. En definitiva Sabor a pueblo en estado puro.

No nos podemos olvidar del local, un espacio hecho para disfrutar. Con una cocina vista para el espectador, Caraba se convierte cada día en una showcooking permanente, incluso puedes comer a pie de pista en el pase de los platos y disfrutar del baile que el equipo tiene preparado para los comensales.

Dónde: Caraba. Calle Alonso Cano, 28. Metro Alonso Cano o Ríos Rosas

Cuándo: De viernes a domingo 13h a 01h. De Martes a Jueves de 13h a 16h y de 20h a 00h