Moraima

Cualquier época del año es buena para salir a tomar algo en Madrid, pero en cuanto empiezan a asomar esos primeros rayos de sol que calientan un poco, salimos de nuestras casas en desbandada en busca de un sitio donde bebernos una caña y, a ser posible, con terraza. Y espectacular es la terraza de la cervecería Moraima, en pleno barrio de Chamberí y al lado de Moncloa, de la cual podemos disfrutar todo el año. Por si eso no fuera suficiente reclamo, Moraima nos ofrece también una interminable lista de cervezas, que podemos acompañar con una de las mejores carnes a la piedra que hemos probado. No suena mal, ¿verdad?

Como decíamos, el punto fuerte de Moraima son sus cervezas. En su carta podemos encontrar variedades artesanales, nacionales, importadas… que van cambiando periódicamente. Es fácil por lo tanto encontrar ese sabor idóneo para cada persona, sin importar que seas amante de esta bebida o no (aunque si lo eres, como puedes leer este es el paraíso). Eso sí, la propuesta de vinos también es de esas que hace que te lo pienses dos veces antes de pedir.

Pero esa cañita antes de comer o de sobremesa no sería lo mismo sin algo para comer al lado, y no podrían gustarnos más las enormes tostas de Moraima. De ali-oli con gambas, sobrasada con queso brie, bonito con pimientos del piquillo… Una deliciosa selección de ingredientes que sin duda alguna hará que no puedas pedirte sólo una.

Completan la oferta gastronómica las ensaladas y las raciones, donde queremos hacer mención especialmente a las tablas de ibéricos y quesos, con un productazo que merece la pena degustar. Aunque como señalábamos al principio, sería un crimen irse de Moraima sin probar la carne a la piedra.

Sobre todo teniendo en cuenta que luego tenemos 25 referencias de ginebra para “hacer la digestión”. ¿Verdad que ya te hemos resuelto el plan de hoy?

Cuándo: Lunes a domingo de 10:00 a 23:45, viernes y sábado hasta las 00:30

Dónde: Calle Cea Bermúdez, 55; Metro Islas Filipinas

Precio: Aproximadamente 15€ por persona