El horno de Babette, cuyo nombre se inspira en el título de la película y novela “El festín de Babette”, es el resultado del afán y la pasión de dos mujeres, Beatriz Echeverría y Carla Medrano, por elaborar el mejor pan posible.

Con el respeto que merece este oficio centenario, en esta panadería se cuidan todos los detalles, empezando por un conocimiento a fondo de los ingredientes y la máxima atención a los procesos de producción artesanal, para así poder ofrecer al cliente pan de masa madre de verdad, delicioso y nutritivo.

El estudio del pan para un resultado más saludable

La investigación de los procesos de elaboración del pan es un punto cardinal en esta panadería. Se venera la tradición del oficio, pero sin olvidarse de las aportaciones e innovaciones de las nuevas tecnologías, buscando un adecuado equilibrio entre el sabor, la textura y la salud. Beatriz y su equipo se rigen por el constante desafío de conocer a fondo todas las posibles variables que condicionan el resultado de cada elaboración: desde el control de la temperatura, el pH de las masas y masas madre, el tiempo de fermentación, el horneado en solera… entre otros procesos. Una lupa que enmarca el exhaustivo trabajo realizado detrás de cada una de las piezas que salen del obrador para poner a disposición de su estimada clientela.

Como no podía ser de otra forma, la selección de cada ingrediente es un criterio primordial. Así, en El horno de Babette trabajan con harinas molidas a la piedra de Moulin de Colagne, Harineras Villamayor y Roca Fariners, sal marina virgen de Salinas Bartivas y chocolate de Valrhona, entre otros; una exhaustiva selección de proveedores y materias primas que son esenciales para garantizar un resultado excelente en cada elaboración. Siguiendo esta máxima, en cada proceso de producción se tienen en cuenta una infinidad de detalles para que un producto tan sencillo como el pan se convierta en un auténtico placer, sustancioso en cada bocado.

Desde sus cuatro tiendas en Madrid, con su local en el barrio de Peñagrande como buque insignia –allí se encuentra su obrador y centro de formación–, El horno de Babette ofrece principalmente productos de panadería, entre los que destacan el hogazón sencillo, el hogazón de semillas, la baguette, el pan de centeno y, en temporada, el roscón de Reyes. En cuanto a los productos de repostería son famosas sus agustinas (cookies americanas inigualables en Madrid), la tarta de limón, la tarta de chocolate Xioco y otros imprescindibles como sus palmeras o croissants. En la sede de Peñagrande también disponen de utensilios y harinas. En el 2020 han comenzado a colaborar con la marca española Éqlibre para ofrecer panes sin gluten y sin lactosa, aptos para celíacos.

El oficio de panadero es uno de los más antiguos de la historia. Y el pan se ha convertido en un imprescindible en la dieta mediterránea, por lo que merece que su legado persista en el tiempo, innovando y adaptándose a las circunstancias actuales, con el objetivo de sacar lo mejor de este producto. Así, El horno de Babette está al servicio de los amantes del pan que quieran conocer todo lo que hay detrás de sus elaboraciones y un oficio que nunca deja de evolucionar.

Cuándo: De martes a viernes: 09:30h a 20:00h. Sábado: 09:30h a 15:00h. Domingo y lunes: cerrado

Dónde: Calle Joaquín Lorenzo, 4, 28035 Madrid (panadería y escuela). Calle Ramón de Santillán, 15. 28016 Madrid. Calle Ayala, 79, 28006 Madrid. Calle Serrano, 162, 28002 Madrid

Más información aquí