La fusión de diferentes cocinas es una tendencia que está imponiéndose desde hace tiempo en el mundo foodie. Lo cierto es que no es fácil saber combinar sabores e ingredientes que pueden ser muy distintos entre sí, y que además el resultado mejore el plato original. Pues bien, en Latasia, con su mix de tres culturas gastronómicas tan variopintas como son las de España, Singapur y Perú, consiguen hacernos dudar de si nos gusta más la variante tradicional o su propuesta.

Foto: Latasia

Roberto y Sergio, o lo que es lo mismo, los hermanos Hernández, trabajaron en el país asiático y americano respectivamente y de allí, combinado con muchos años de experiencia en los fogones, sacaron el germen de lo que hoy en día se ha materializado en Latasia. Una “casa de comidas” en la que viajaremos a través del paladar a los lugares que nos sugieren sus creaciones en cada bocado.

Una carta que varía constantemente y en la que siempre hay productos de temporada es sin duda uno de los puntos fuertes de este restaurante. En ella encontraremos muchas propuestas para compartir, varios platos principales y una cuidada selección de postres que no necesita ser extensa para ser una de las más atractivas a las que nos hemos enfrentado.

La ensaladilla rusa. Foto: Latasia

Sea como fuere, siempre acertaréis con la ensaladilla rusa, de chicharro marinado, camarones fritos y tobiko, el ceviche limeño de ají amarillo o las alcachofas confitadas en vinagreta de cítricos y anisados. Eso sí, tened en cuenta que son para varias personas y no conviene que os paséis, ya que sería un pecado que os fuerais de Latasia sin probar las pochas estofadas con alistados y setas o, sobre todo, su famoso ramen de cocido madrileño, elegido mejor Cocido Siglo XXI de España en el año 2018.

Pochas estofadas. Foto: Latasia

También, como os decíamos, deberíais dejar sitio para el postre. Su torrija de brioche caramelizada (la torrija de los hermanos Hernández se llevó el premio a la mejor torrija tradicional de Madrid el año pasado) o su mochi de cheesecake son, simplemente, un espectáculo.

La torrija, imprescindible. Foto: Latasia

Dispone asimismo de menús para grupos y una interesante carta de vinos que merece la pena probar. Aunque, pensándolo bien, no hay nada que salga de su cocina con lo que no se nos haga la boca agua. Nunca os habréis alegrado tanto de la globalización y de tener destinos remotos tan a mano.

Dónde: Paseo de la Castellana, 115, 28046 Madrid

Horarios: Martes a sábado de 13:30 a 16:00 y de 20:30 a 23:30. Viernes y sábado hasta las 00:00, domingo y lunes cerrado.

Teléfono: 91 555 93 33

RRSS: @latasiacdc