Si a cualquiera de nosotros nos preguntaran por nuestra confitería favorita de Madrid, seguramente ninguno podría quedarse solo con una. Elegiríamos el croissant de una, las palmeras de chocolate de la otra, la tarta de manzana de la última que hemos visitado… Sin embargo, de lo que estamos seguros, es de que nunca os habréis encontrado con una propuesta estética (acompañada, por supuesto, de unos productos excepcionales) como la de Le Bec-Fin Madrid.

En pleno barrio de Salamanca se encuentra este establecimiento de, como ellos mismos definen, “alta joyería comestible”. Un placer para la vista y el paladar, donde los ingredientes de máxima calidad y las elaboraciones tradicionales unen fuerzas con las técnicas más avanzadas de alta cocina para dar lugar a creaciones que quitan el sentido.

Ideas inspiradas en especialidades de todos los rincones del mundo, que dan lugar a un escaparate repleto de tartas, pasteles, galletas que no podremos dejar de mirar, porque son auténticas obras de arte. Piezas únicas que, en este caso, se pueden comer. Y aunque nos dará pena quebrar las perfectas superficies de los milhojas o de la imprescindible pera caramelizada, la recompensa en nuestras papilas gustativas nos hará ver que ha merecido la pena.

La pera caramelizada. Foto: Le Bec-Fin Madrid

Un sinfín de sabores, también salados, que se complementan con un café que aquí, en Le Bec-Fin, se gana de verdad su nombre. Untuoso y lleno de sabor, es el ejemplo perfecto de que no es cierto que en España no se beba buen café. Lo único que sucede es que en muy pocos sitios le dedican el cuidado que aquí sí hacen.

Pero, como siempre (aunque en este caso con más motivo) lo mejor es que veáis y degustéis esta “galería” gastronómica por vosotros mismos. Nunca el arte supo tan bien.

Dónde: Calle de Claudio Coello, 58, 28001 Madrid

Horarios: Lunes viernes de 9:00 a 21:00, sábados de 10:30 a 21:00, domingos de 11:00 a 14:30

Teléfono: 911 63 74 68

RRSS: @lebecfinmadrid