Aviso: este post es para todos los amantes de la comida, incluidos los que no están convencidos de comer en un restaurante vegano. Hoy traemos una de las opciones más innovadoras para comer en pleno Malasaña, un sitio que hace honor a su nombre, Superchulo.

Se trata de un restaurante con una oferta principalmente de comida vegana y vegetariana. Pero en su carta abundan los alimentos de toda clase. Platos innovadores con sabores que no dejan a nadie indiferente. Su objetivo es crear un nuevo concepto de tradición donde recuperar la esencia de la gastronomía de siempre, pero de forma saludable y sostenible.

Con dos cartas, una para el brunch y la comida y otra con platos más fuertes para la cena, Superchulo hace una propuesta en la que la comida ‘healthy’ se hace irresistible. Son esenciales sus Raw Paninis, unos panecillos deshidratados de zanahoria, trigo sarraceno y semillas que llevan humus de espinacas, sobrasada vegana y una fruta.

Si vas con ganas de probar algo ‘superchulo’ tienes que pedir el Dear Boniato: batata asada rellena con guiso estofado de verduras, sésamo negro, salsa dulce. Y cuenta con uno de los ingredientes estrella: ‘no pollo’, un producto llamado Heura que está hecho a base de soja pero que sabe bastante a pollo.

De ‘no pollo’ están hechos también los Tennessee Baos, unos panecillos cocinados al vapor con no pollo que evocan a los tacos con ternera o cerdo deshilachado, salsa barbacoa casera, alioli, piña, cebolla y rúcula. Además, hay una amplia selección de postres para todos los estómagos. Bio, veganos, gluten free… No te pierdas la Gordon Square, un bizcocho de almendras con frutos del bosque, chocolate blanco y yogur ecológico.

Además, dicen que se empieza a comer por la vista y en Superchulo parece que lo saben, porque es imposible decidirse por uno de sus platos si ves su carta en imágenes. Y te haremos un spoiler: está tan rico como parece.

Y por la vista enamora también su local. Un ambiente de lo más amazónico que es como un edén en el centro de Madrid. Ideal para desconectar y mantener una comida tranquila para ponerse al día en buena compañía.