A todos aquellos que perdemos la noción del tiempo nos gustan mucho esos restaurantes que tienen la cocina abierta durante todo el día y en los que podemos comer bien aunque sea a las seis de la tarde. Por ese motivo hoy os recomendamos otro local en los que podemos desayunar, comer, cenar y tomarnos la última copa del día sin salir de allí. Estamos hablando de Whitby.
En este elegante lugar de Chamberí tendremos a nuestra disposición dos plantas en las que nos encontraremos con una barra más informal, ideal para el desayuno, los pinchos y las copas de afterwork, y un restaurante ubicado en la parte superior en la que podremos degustar la deliciosa propuesta de cocina mediterránea, pensada como no podía ser de otra forma en nuestra cultura, para compartir.
De esta manera, la carta de Whitby nos ofrece una extensa lista de entrantes en la que destacamos las croquetas de carne mechada, la tortilla de Betanzos, la lasaña de calabacín o nuestro favorito, el solomillo ibérico con patatas a lo pobre. También está especialmente bueno el croquetón de carabinero, y nadie debería irse de Whitby sin probar el pulpo a la plancha. Como siempre os decimos, dejad un hueco para el postre porque estamos seguros de que nadie quiere perderse el banoffee de dulce de leche y plátano.
También tenemos la opción de decantarnos por un magnífico Menú Ejecutivo compuesto por primer plato, segundo y postre por menos de veinte euros.
Cuándo: Lunes a miércoles de 8:30 a 00:00; jueves y viernes hasta las 2:30; sábados y domingos de 12:30 a 00:00
Dónde: Calle de Almagro; Metro Rubén Darío
Precio: Aprox. 25€ por persona