Hay rincones en nuestra ciudad que te enamoran con sólo atravesar su puerta. Rincones en los que el ambiente hace que tu estado de animo cambie de inmediato y que un día gris pueda pasar de inmediato a ser uno luminoso y lleno de alegría. Uno de ellos es Salon des Fleurs, un salón de té al más puro estilo inglés en el que hacen unas deliciosas tartas caseras, pero que además es una preciosa floristería que rebosa vida por los cuatro costados.

Hay rincones en nuestra ciudad que te enamoran con sólo atravesar su puerta. Rincones en los que el ambiente hace que tu estado de animo cambie de inmediato y que un día gris pueda pasar de inmediato a ser uno luminoso y lleno de alegría. Uno de ellos es Salon des Fleurs, un salón de té al más puro estilo inglés en el que hacen unas deliciosas tartas caseras, pero que además es una preciosa floristería que rebosa vida por los cuatro costados.

Y es que, ¿a quién no le gusta sentarse en un lugar tranquilo rodeado de plantas mientras saboreas una taza de bebida caliente? Porque da igual que seas amante del café, el chocolate o, por supuesto las infusiones, en Salon des Fleurs van a tener lo que buscas. En carta siempre hay diez variedades diferentes de té, desde el infalible Earl Grey hasta variedades tan sorprendentes (y muy ricas) como aquellos con sabor a cookies… ¡o a champán con fresas!

Y es que, ¿a quién no le gusta sentarse en un lugar tranquilo rodeado de plantas mientras saboreas una taza de bebida caliente? Porque da igual que seas amante del café, el chocolate o, por supuesto las infusiones, en Salon des Fleurs van a tener lo que buscas. En carta siempre hay diez variedades diferentes de té, desde el infalible Earl Grey hasta variedades tan sorprendentes (y muy ricas) como aquellos con sabor a cookies… ¡o a champán con fresas!

Lo que está claro es que el agua con sabor gana mucho más. Por eso nos entusiasman las infusiones de fresas con nata, de piruleta, de arándanos con yogur… que también podemos degustar, o cualquiera de los cafés. Y si tienes antojo de dulce, puedes escoger entre cinco variedades distintas de chocolate a la taza.

Y ya sea para acompañar un chocolate o una infusión, no puedes dejar de probar las tartas caseras que cada día decoran, como una planta más, el interior de Salon des Fleurs. Con la diferencia de que éstas se pueden comer (¡y están exquisitas!). De queso con frutos rojos, Red Velvet, de cerveza negra… Todas ellas elaboradas cada día e ideales para desayunar, merendar, darte un capricho antes de la cena o, en definitiva, para cualquier momento del día.

También tienes la posibilidad de asistir a alguno de los cursos que organizan (puedes aprender a catar té o a realizar centros de flores) o elegir un ramo de flores para enviárselo a esa persona a la que quieres declararte. Pero de lo que estamos seguros es de que te en cuanto veas la fachada se te alegrará el día. Porque una charla con té y rodeado de flores es sinónimo de felicidad.

Cuándo: Lunes a viernes de 10:00 a 20:00 h, sábados y domingos de 10:00 a 14:00.

Dónde: Calle de Guzmán el Bueno, 106; Metro Islas Filipinas

Precio: Desde 2 euros