Aunque estemos en una época en la que parece que nos hacen falta infinidad de cosas, lo cierto es que en la mayoría de los casos sólo hay que pararse un segundo a pensar para darse cuenta de que no hace falta demasiado para ser feliz. De hecho, que levante la mano quien no cambia la perspectiva de su día (para bien) sentado ante una taza de café con un pedazo de bizcocho casero recién hecho, y en un ambiente que invita a pasar horas al paraguas de una buena charla. Pues esa es la máxima de The Little Big Café: disfrutar de las pequeñas cosas de la vida.

En este coqueto local de Chamberí se notan las ganas de Max y Cris, las artífices de este oasis, de transmitir su amor por la cocina bien hecha en general y por la repostería en particular, dibujando un espacio lleno de color y vida, en el que nos encontramos ante algunas de las mejores tartas que hemos probado y una carta con propuestas para cualquier hora del día sencilla pero muy imaginativa, trufada de buenos productos y, sobre todo, muy sabrosa.

De este modo podemos venir a The Little Big Café a por la primera comida del día, con desayunos ligeros como un fresquísimo yogurt con muesli casero, hasta otros más contundentes como sus exquisitos huevos revueltos, con bacon, queso gouda y aguacate, o con verdura asada y pesto de hierbabuena.

Cada día de lunes a viernes hay un menú del día por 10,50€ que incluye un primero, un segundo, bebida y postre. Todos los platos, como decíamos, son equilibrados y saludables, con mucha verdura de por medio, pero elaborada de mil formas posibles, desde las más “fáciles” como cremas de calabaza o zanahoria, ensaladas etc., hasta pizzas, lasañas o burritos con productos vegetales como ingredientes principales.

Obviamente también hay platos de con carne, porque de otro modo no podrían ofrecernos su increíble brunch de fin de semana, compuesto por un entrante, un plato salado, un plato dulce, una bebida (a elegir entre smoothie, zumo de naranja, cerveza o refresco) y café o té. Todo por 18 euros.

Pero, como apuntábamos, no podéis iros sin probar algunos de sus productos de repostería, especialmente los bizcochos (nuestro favorito es el de frutos rojos), elaborados al momento. Aunque creemos que, si os pasáis por The Little Big Café, sería un pecado que no os dejarais tentar por su crumble de manzana, o por su tartaleta de matcha con chocolate, o por su carrot cake

Estamos diciendo, en definitiva, que si os dejáis caer por aquí volveréis muy a menudo.

Cuándo: Lunes a viernes de 9:00 a 20:00, sábados y domingos a partir de las 10:00

Dónde: Calle de Fernández de los Ríos, 61; Metro Moncloa

Precio: Aproximadamente 10 euros por persona